El idioma no es un problema

Traductor
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

martes, 27 de diciembre de 2011

Capitulo 3: De cómo las chicas van al hospital con dos personas inesperadas

Capitulo 3: De cómo las chicas van al       hospital con dos personas inesperadas


                                                                                                                                                                          


-Por eso estoy tan nerviosa y estoy deseando salir de clase-explicó Sarah. Ainhoa y Silvia estaban escuchando atentamente la historia del hermano de Sarah, Rubén.
-¿Y cómo vas a ir al hospital?-preguntó Ainhoa.
-No lo sé. No lo había pensado. ¿Cómo puedo ir al hospital? Aarón tiene su moto en el taller y yo no tengo carné porque tengo 15 miserables años. ¡Dios cómo me odio!
-¿Y si le preguntamos a Hugo?-preguntó Silvia interviniendo por primera vez en la conversación. Ainhoa la fulminó con la mirada. ¿No era capaz de dejar de pensar en él en esta situación? Pero a Sarah le pareció una buena idea. Estaba muy desesperada y necesita cualquier automóvil.
-Vale-contestó Sarah.
Ainhoa miró a su alrededor. Fue la primera en divisar a Hugo. Se estaba riendo con sus amigos. Eran la pandilla play, porque les gustaba y se tiraban horas jugando a la play station. Eran cinco chicos todos ellos había repetido 2º de la ESO. El más bajito y con más puntos negros era Ismael. Él que estaba a la derecha de Hugo estaba el “jugón” como lo apodaban en clase. Era muy delgado. Él que estaba en la izquierda de Hugo era el más mayor de todo, era Luis. Él que más callado era un chico bajito que se llamaba Lucas.
Ainhoa se dirigió hacia aquel grupo tan variopinto.
-Hola-dijo a aquel grupo-Hugo ¿puedes venir un momento?
-Sí-contestó Hugo con su gran sonrisa. Miró a sus amigos como disculpándose y siguió a Ainhoa a una zona apartada del pasillo.
-¿Tienes un coche aquí? ¿O, tal vez, una moto?-preguntó directamente Ainhoa. Por un momento Hugo se quedo en blanco. Tenía allí delante a una gran chica y él parecía un bobo. ¿Qué le estaba preguntando? ¿Tenía él una moto? No por lo menos eso cree. Cuando se recuperó contesto cortésmente:
-No, lo siento pero… ¿para qué quieres un coche o una moto?-preguntó
-Es para Sarah mi amiga-ante la cara de extrañado de Hugo empezó a describirla- la chica pelirroja con ojos verdes un poquito bajita pero con un cuerpazo.
-Ahhh pero… ¿para qué lo quiere?
-Tiene que ir al hospital su hermano está ingresado. ¿Conoces a alguien que tenga coche?-preguntó Ainhoa con impaciencia. Aquella conversación estaba durando mucho. Hugo se quedo pensativo. Durante unos segundos pareció que se había parado el tiempo y que solo existían ellos dos.
-Creo que el hermano de Leo podría llevarnos.
-¿Es que quieres venir?-preguntó Ainhoa extrañada.
-Claro quiero apoyar a Sarah, a Silvia y especialmente a ti-dijo Hugo.
-Entonces vamos en el coche del hermano de Leo ¿cuántas plazas tiene? Es que Aarón también viene.
-Pues creo que tiene 7 plazas-contestó él.
-Bueno creo que hablo en nombre de todas cuando te doy las gracias. Ah una cosa… ¿quién es el hermano…?
A Ainhoa no le dio tiempo a terminar la pregunta porque el profesor de música pareció por detrás de ella.
-¡Señores! ¿Qué hacen en el pasillo? ¡Vamos para adentro!-interrumpió el profesor de música. Los cogió a los dos y los llevó a clase.
Cuando entraron en clase todos estaban sentados. Sarah estaba sentada con Silvia detrás de Ainhoa y Hugo, seguía muy nerviosa por lo de su hermano. Silvia por el contrario se tensó cuando vio entrar juntos a una de sus mejores amigas y a su próximo novio, pero centró su atención en Sarah para que no la vieran así.
Ainhoa y Hugo se sentaron y la clase empezó. Disimuladamente la chica se echo hacia atrás.
-Sarah creo que podemos tener coche-susurró.
La aludida levantó la cabeza y sonrió. Era primera buena noticia que recibía de verdad en mucho tiempo.
-Gracias, Ainhoa-murmuró.


La clase se les hizo eterna a las chicas y a Hugo. Cuando sonó la campana Sarah ya estaba preparada para salir. Hugo sacó su teléfono móvil y llamó a alguien. Mientras Ainhoa y Silvia recogían sus cosas entró en clase Aarón. Besó a Sarah para tranquilizarla y la abrazó. Esto tranquilizó un poco a la chica pero no lo suficiente. Aarón miro a su alrededor. Al único que no conocía era al chico que estaba hablando por el móvil. Se acercó a Sarah y le preguntó al oído:
-¿Quién es el chico que estaba hablando por el móvil?
-Es Hugo y nos va a intentar conseguir un coche -explicó ella a punto de echarse a llorar. Aarón la abrazó con más fuerza y la besó en la frente.
Ainhoa y Silvia miraban nerviosamente como Hugo hablaba por el teléfono.
-Espero que Rubén esté bien-deseó Ainhoa. Silvia la miró. Deseaba al igual que su amiga que el hermano de Sarah estuviera bien. Pero también quería que Hugo la consolara en sus fuertes y firmes brazos. Hugo colgó y se giro hacia ellas.
-Está subiendo el hermano de Leo-dijo él. Todo el grupo se giró hacia Hugo. Ninguno sabía quién era el hermano del tal Leo. La puerta de clase se abrió y todos se sorprendieron, excepto el chico de ojos negro azabache.
Era el profesor de geografía. Era Alberto.
-Venga, chicos. Vamos a mi coche-dijo Alberto-¿En qué hospital está tu hermano Sarah?
Sarah no reaccionó se quedó en blanco. ¿Su profesor de geografía era quien le iba a llevar al hospital? Aarón le dio un empujoncito para que ella reaccionara.
-En el Hospital General-dijo ella recuperando la voz. Todos salieron de aquella clase y siguieron a Alberto a su coche.
El automóvil de Alberto era un Renault Mégane blanco de siete plazas. Ainhoa se sentó delante con él. Al profesor le encantó que su alumna se sentara con él en el asiento del copiloto. Sarah y Aarón sentaron juntos detrás del profesor y su acompañante. Silvia y Hugo al final del coche.
Ainhoa y Alberto iniciaron una conversación.
-¿Por qué nos llevas al hospital?-preguntó ella mirándolo fijamente. Alberto no contestó enseguida. ¿Qué le podía decir a su alumna?
-Porque no soporto ver a gente sufriendo y menos tan jóvenes. También porque mi hermano Leo me ha llamado a última hora diciéndome que Hugo necesitaba ir al hospital para ver a alguien. Luego cuando ha terminado la clase, Hugo me ha llamado diciendo que el hermano de Sarah estaba en coma y eso.
-Ah pero… ¿esto lo haces con todos tus alumnos?-interrogo ella
-No solo con los que me caen bien aunque claro… solo os conozco de un día pero… pobre Sarah.  Yo también pasé por algo así-al momento que dijo eso se mordió la lengua. ¿Por qué había dicho eso? Deseo que Ainhoa no preguntara nada
-¿Qué pasó?-preguntó ella. Deseo fallido.
-Nada. Mi madre tuvo un accidente de tráfico y murió tres días después que la ingresaran-Ainhoa pudo ver la tristeza y la nostalgia en los ojos azules de Alberto y se arrepintió de haber preguntado.-Pero bueno … la vida sigue.

Aarón consolaba a Sarah.
-Sarah cuando me llamó tu padre me dijo que estaba bien dentro de lo que cabe. Seguro que cuando llegamos está bien-dijo Aarón.
Ella abrazaba a él más fuerte cada vez que sentía ganas de llorar.
-Seguro que sí, Aarón. Si tú lo dices por algo será-murmuró Sarah. Él la besó en la frente. Se tranquilizó un poco pero no demasiado. Cada vez que estaban más cerca del hospital sentía que se ahogaba.

Hugo intentaba hablar con Silvia.
-Pobre Sarah ¿verdad?
-Sí. Oye ¿por qué estás aquí?-preguntó Silvia.
-Porque seguro que Sarah necesita todo el apoyo posible.
-Bueno vamos a jugar a una cosa ¿Ok?-Hugo asintió con la cabeza-Yo te digo nombres de chicas de clase y tú les pones nota. Sarah
-Un 8’5.
-Alma.
-Un 2’5.
-Ainhoa.
-Un 9.
-Yo.
-Un 9’5.
-¿Qué es lo que más te gusta de mí?
-Tus ojos.
Hugo sabía que se estaba adentrando en territorio prohibido pero es que Silvia era muy guapa pero ¿le gusta más Ainhoa? No le dio más tiempo a pensar porque Silvia le besó apasionadamente. 

3 comentarios:

  1. Me gustó mucho. Sigue pronto, vale?
    bss, Sara.

    ResponderEliminar
  2. Ok lo intentaré
    Gracias por tu apoyo

    ResponderEliminar
  3. Me encanta la historia,no creo que te tenga que dar ningún consejo.Tienes angel para escribir.Si la sigues desarrollando así me encantara leerla.
    Gracias por seguirme.

    ResponderEliminar

Espero que comentéis como cada una de vuestras opiniones me hace muy feliz pero siempre desde el respeto
Lo único que puedo decir es...
¡Gracias! :D

Translate