El idioma no es un problema

Traductor
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

viernes, 17 de febrero de 2012

Capitulo 2 (Fuego): La carta reveladora 3/3

Al final no me he ido de viaje así que os dejo aquí la ultima parte (por fin) de La Carta Reveladora. Espero que les guste.


   Aura se giró en redondo hacia Eros, “¿por qué esta preguntandose eso?” pensó la chica. Tanto se le notaba que estaba mintiendo, ¿era verdad que su rostro era un libro abierto? Eros la miró y ella desvió rápidamente la mirada.

-Ah ¿qué cosas?-preguntó Laura con gran atención.
-Nada. Quién es el asesino de Bel-ante el rostro incrédulo de su madre, Eros añadio: es de CSI.
Aura le miró medio boquiabierta pero enseguida la cerro
-¿Y tú, Dario?¿Qué vas a hacer esta noche?
-Yo pues... ver la tele supongo-respondió Dario, pero Aura sabía perfectamente o que estaba pensando. En realidad se iba a ir al tejado a fumar un cigarro e irse al botellón.
-¿Aura?-continuó Laura ajena a los pensamientos de su hijo.
-Quiero estar TODA la noche en mi habitación-recalcó Aura mientras depositaba su ultima almeja en el plato. Eros la miró con extrañeza pero Aura no pudo adivinar que estaba pensando.
-Pero Aura... me gustaría que me ayudaras a fregar los platos-declaró Laura. La chica sentía que había perdido aquella batalla. Cogió los platos y se los llevó a la cocina rápidamente.
La cocina era hasta amplia. La encimera de granito estaba pulcramente limpia. Aura dejo los platos en el fregadero y comenzó a fregar. La agua estaba helada pero no le importaba lo peor era si Eros descubria la carta de su madre. Estaba enjabonando cuando entró Laura con los demás platos. Aura se alarmó bastante y no oculto su preocupación:
-¿Ya se han ido todos?
-¿Cómo dices?-preguntó su “tía ” frunciendo el ceño.
-Que si Psique, Eros y Dario se han ido ya-contestó impacientemente.
-Sí, ¿por qué quieres saber eso?
-Por nada-dijo Aura mientras terminaba de fregar. Sus manos estaban rojas por aquel frio glaciar que caia del grifo. Dejó el ultimo plato en el escurreplatos-.Ve voy que ya he terminado.
Aura corrió hacia su habitación como si fuera la última cosa que iba a hacer. La puerta estaba entreabierta y salía luz de su habitación. La abrió sigilosamente. Allí estaban Eros mirando su diario. Pero no estaba solo tambien estaba Mary. Ella fue la primera que la vio:
-Este esta cotilleando tu diario. Todavía va por cuando tu madre vivía. Madre mía porque esta mirando tu diario que sino estaba ya en su cuello-dijo Mary animadamente.
-¡Eros! ¿Qué estas haciendo?-exaclamó Aura al borde de un ataque de nervios. Eros dejó caer el diario de la chica. La miró con cara de estupefación pero pronto se rehizo y contestó:
-Estaba buscando... la tarea que había que hacer para mañana-explicó Eros.
-¡Eres un falso! Estabas mirando mi diario. ¿Qué estas buscando?-preguntó entrecerrando los ojos. Eros se tensó un poco pero su voz sonó relajada:
-Aura... Es que creo que eres diferente. Yo conocí a tu madre-confesó Eros.
-¡Claro que la conociste!-mintió descaradamente Aura-.¡Era tu tía!
-Aura, hoy vas visto a un hombre con una gabardina... Ese es el informador, y yo soy tu “profesor”. Aura no me mires con esa cara... sabes que es verdad. A tu madre la conozco porque me llamó para que cuidara de ti cuando ella muriera y creo que tambien eres como yo...
-¿Y como eres tú?-preguntó Aura con un falso escepticismo, en realidad estaba muy intrigada. Eros suspiró. Mary estaba con la boca abierta. En su casa vivía un tío extremadamente guapo pero la ignoraba directamente y encima tenía un gran culebrón entre manos.
-Un guapetón con buen corazón-contestó Mary alegremente. Aura la fulminó con la mirada y Eros se extraño pero contestó:
-Soy un ángel. Mi hermano Dario no. Somos gemelos pero yo me lleve los genes angélicos, él es un humano normal. Tú, tienes ese aura que los ángeles suelen tener limpia e inmaculada pero tambien la veo que esta sucia como la de un alien o un vampiro. Eres... rara en ese sentido. No sé nunca he conocido a alguien que fuera medio-ángel y medio-demonio-explicó Eros.
La madre de Aura en 1845
-Eros... No soy ni medio bruja, ni medio ángel-contestó Aura tranquilamente. Eros la miró atentamente.
-Pero de verdad que bueno esta Eros-dijo Mary pero solo Aura la oia. Se preguntó si Eros también la veria y la ignoraba o simplemente no la veía.
-¿Cómo sabes que eres medio-bruja? Yo no te lo he dicho-dijo Eros con una sonrisa triunfante en su rostro. Aura se mordió la lengua. Siempre la había pifiado. La chica pensó rápido y contestó:
-Ah, pensé que habías dicho que era medio-bruja pero yo soy completamente normal, Eros creo que tendrías que ir al psiquiatra. No estas bien-mentió Aura sin compasión.
-Aura... Eros no ha dicho nada de esto, además lo has ofendido. Me encantaría abrazarlo-confesó Mary. Eros la miró con gran irritación pero su voz sonó sin sentimiento alguno:
-Aura, no me llames mentiroso. Los ángeles no podemos mentir. Dame la carta de tu madre, ahora
-Eros no...
-Damela ya.
La chica asustada obedeció dócilmente. Se acercó a la mesilla de noche bajo la atenta mirada de Eros. La carta destacaba dentro de aquel cajón lleno de ropa negra de Aura. El tacto de aquella carta era pergaminoso, en el dorso tenía la letra de su madre que rezaba: Aura
Se la tendió a Eros que parecía ansioso. Mary miraba aquella carta por encima del hombre del chico con los ojos que parecían que iban a salir de sus orbitas. Cuando Eros aferró la carta, Aura la cogió con más fuerza. No quería darsela, según una vocecilla interior. Pero Eros con una fuerza sobrehumana se la arrebató háblimente. La leyó en silencio. Aura estaría más preocupada sino estuviera Mary porque su expresión era muy graciosa. Eros la dobló y se la entregó a su dueña. La chica la cogió y la guardó junto con el diario en su mesilla de noche.
-¿Eres medio-bruja? Yo sabía que eras medio-ángel-dijo Eros. Una expresión confusa dibujaba su suave y hermosa cara.
-¿Eso es malo?-preguntó Aura con preocupación. Eros se encogió de hombros y contestó:
-Es raro. Nunca he conocido a alguien que tenga poderes demoníacos y angélicos. Si tu madre era una bruja los poderes angélicos los has tenido que heredar de tu padre. Pero si dices que no lo has conocido no lo sabres a ciencia cierta. Lógicamente yo te enseñaré a usar tus poderes angélicos pero los poderes demoníacos... Necesitamos a un brujo. Axel podría...
-Para el carro amigo-dijo Aura interrumpiendo el discurso de Eros-.No voy a permitir que digas todo eso sin antes explicarmelo.¿Cómo sabías que era un... medio-ángel?
-A los ángeles novatos se les asigna un “tutor” y un informador. A el informador ya lo conoces. Es el hombre de la gabardina que has conocido en el entierro de tu madre. Yo, soy tu tutor. Te enseñaré a usar tus poderes angélicos que son, por cierto, telequinesia, invisibilidad y la inmortalidad.
-Pero... una cosa que no acabo de entener, bueno... dos.¿Cómo es que tu eres un ángel? Y ¿Soy inmortal?
-A la primera pregunta soy un ángel por mi padre. Él era un ángel en, digamos, estado puro. Laura lo conoció en un bar y se gustaron. Al año se casaron y mi padre dejó embarazada a mi madre. Como eramos gemelos solo el primogénito podría tener poderes. Yo nací cinco minutos antes que Dario y por eso soy un setenta y cinco por ciento ángel pero tengo los poderes de mi padre, a eso se debe mi parecido físico. A la segunda pregunta, sí eres inmortal porque eres un ángel pero también porque eres una bruja.
-Vale pero... ¿Psique es también un ángel? Y ¿Quién es Axel?-preguntó un poco confusa Aura.
-Psique no es un ángel porque mi padre murió cuando lo envíaron a luchar contra unos demonios y lo mataron cruelmente.
Mi madre, que no sabía que era mi padre, creyó que la había abandonado e intentó rehacer su vida. Psique es hija de un hombre que conció Laura en su trabajo, pero el hombre al enterarse de que mi madre estaba embarazada se largó. Por eso Psique no es un ángel. Axel es un chico del instituto que es un brujo. Lo pillé hará cosa de unas dos semanas haciendo hechizos en la clase Filosofía. Le dije que lo mejor era hacernos socios y te voy a llevar a él para que te enseñe a utilizar los poderes demoníacos.
-¿Por qué son poderes demoníacos?-preguntó la chica.
-Porque cuando un humano con conocimientos en la magia negra invoco a Satanás. Él, enfadado, dicidió hacer sufrir a la humanidad. Por eso hecho un hechizo por el pueblo del invocador haciendo que tuvieran necesidad de cambiarse a lobos, beber sangre, hacer hechizos, hacerse pequeños y vivir como animales o hacer que unos seres extraños empezaran a invadirnos. Por eso existen los vampiros, hombres lobos, brujos, duendes, aliens,...
-¿Pero y los fantasmas?-preguntó Aura mirando Mary que seguía sin apartar la mirada de Eros-.¿Qué son?
-Son almas que solo los que tienen...-Eros vaciló pero continuó diciendo-. Sangre demoníaca pueden ver. Los fantasmas que estan aquí no han saldado sus problemas en la Tierra. Suelen ser brujos los que los ayudan a ir a un lugar mejor.
Aura miró a Mary con lástima.Ella, lo más probable, era que no supiera que es un fantasma. Ella decía que acaba de heredar la casa donde Laura, sus hijos y Aura vivían. Para ella todavía era 1927 o un poco más tarde. Aunque, pensó Aura, estaba muy “suelta”,por no decir salida, respecto a los chicos. La miró atentamente. No aparentaba tener más de veinticinco años. Su pelo lo llevaba suelto con unas suaves ondas negras como el ébano. Su piel semi-tranparente parecía que tenía un tono moreno. Era alta y delgada pero su vestido malva encajaba perfectamente en hermoso cuerpo.
Aura sabía que Mary era la causa por la cual sentía tanto frío, pero aún así se abrazó a ella misma. De repente, un flash vino a su mente. Si tenía frío aquello la dejó helada. Desvió la mirada de Mary a Eros. Tenía miedo pero aun así preguntó al ángel:
-¿Es verdad qué a mi madre la mataron?
Eros titubeo un momento, fue entonces cuando Aura conoció la respuesta antes de que los labios carnosos y rosados del ángel se despegaran.
-Sí. Pero también se quién la mató.
A Aura se le heló, definitivamente, la sangre. Pero se oyó a sí misma preguntando en voz alta:
-¿Quién fue?

Pronto subo el tercero que lo estoy terminando.
Muchísimos besos y ¡FELIZ CARNAVAL!

5 comentarios:

  1. Muy interesante... Vaya cuanta información junta, pobre Aura, con lo tranquila que vivía, bueno, feliz Carnaval a ti también,
    bss, Sara.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Hola Sara, muchas gracias por tu apoyo es muy importante para mi porque aunque solo alguien lea tus relatos ya sientes que vales algo.
    Besos, Lola

    ResponderEliminar
  4. tu historia me atrapa, me encanta.
    Es muy interesante, No me ha gustado que Eros leyera su diario, porque es personal, pero bueno me encantado besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta que te guste mi historia.
      Besos, Lola

      Eliminar

Espero que comentéis como cada una de vuestras opiniones me hace muy feliz pero siempre desde el respeto
Lo único que puedo decir es...
¡Gracias! :D

Translate